¿Por qué no estás comunicando desde tu autenticidad?

¿Te gustaría saber cómo tener una estrategia de comunicación consciente para conectar con tu posible cliente, diferenciarte y vender más (sin usar técnicas agresivas de marketing)?


Te lo cuento.

Si estás aquí es porque seguramente quieres hacerte una web, pero a la hora de ponerte con los textos te das cuenta de que te cuesta más de lo que pensabas. 

O quizás, tienes ya una página, pero sientes que los textos no te representan, que no muestran todo el valor de tu producto o servicio.

Es bastante habitual.

Además, seguro que te preocupa venderte bien sin renunciar a tus valores. 

Porque cuando de verdad defiendes la venta desde la esencia, lo último que quieres es que alguien crea que estás haciendo una estrategia de greenwashing. 

Quiero ayudarte a que consigas textos para tu web que realmente estén alineados con tu propósito y que puedas vender tu producto / servicio sin agresividad.

Pero antes de explicarte cuáles son esos 7 errores que están haciendo que día tras día pierdas ventas en tu web, déjame que te comente algo.

¿Por qué necesitas una comunicación consciente?

No es suficiente con que digas que vendes con valores.

¿Por qué te digo eso?

Porque en un mundo cada vez más competitivo, vas a encontrar cada día a más empresas que tienen el mismo propósito. 

Y al igual que tú las encuentras, lo hace tu público objetivo.

Ya no basta con que remarques que buscas el bienestar emocional.

Ya no.

Has de diferenciarte de la competencia.

Si no, aunque tu producto/ servicio sea muy bueno no va a vender. 

O lo hará menos de lo que podría hacerlo.

Mucho menos.

¿Tiene esto que ver con esos 7 errores de los que te hacía mención antes?

Sí, con eso y con la comunicación consciente, con el copywriting consciente.

¿Las marcas con valores también necesitan una comunicación consciente?

Sí.

Tu público es un público comprometido con la justicia social, que busca el bienestar y que valora la transparencia, ¿verdad?

Son consumidores que se informan bien del producto que compran, leen las etiquetas y se informan sobre quién está detrás de esa empresa.

Quieren comprar a marcas, de verdad, auténticas.

Pero…

A pesar de esta gran conciencia, es un público que no siempre es consciente del valor real de ese producto o servicio, de lo que implica producirlo / crearlo.

De ahí que la comunicación consciente, el copywriting consciente para marcas con valores, sea necesario. 

Has de mostrar qué haces, por qué lo haces y cómo lo haces.

Debes explicar los beneficios y dejar constancia, de manera atractiva, de los ingredientes y procesos de elaboración.

Se trata de mostrar lo que hay detrás, por qué es diferente al resto.

Su esencia. 

Tu esencia.

Por qué haces lo que haces.

Tu porqué.

Y eso puedes hacerlo evitando esos 7 errores de los que te hablaba antes. 

Los 7 errores que te están haciendo perder ventas cada día

¿Por qué no estás comunicando desde tu autenticidad?

1- No muestras qué te diferencia

Si alguien entra en tu web y no sabe en los primeros 5 segundos (sí, solo 5) qué haces, para quién lo haces y por qué es especial, se va a ir.

Cada vez somos más impacientes, no te descubro nada nuevo, ¿verdad?

No se trata de poner un gran slider con una foto tras otra con una frase descriptiva.

 Eso no te diferencia ni genera ganas de seguir leyendo.

2- No humanizas tu marca

Por sorprendente que parezca, hay muchas marcas que aún no muestran quién está detrás, a quién se le va a dar el dinero, si es o no de fiar. 

Además, piensa que tener un Sobre mí / Sobre nosotros también es contar con una página que posiciona si buscan el nombre de tu marca. 

La gente no solo compra productos o servicios, compra marcas. 

Si tú no dices cómo es tu marca, el lector se lo ha de imaginar… 

Y eso puede que no sea bueno.

3- Tu Sobre mí/ Sobre nosotros no conecta

En el caso de que sí que tengas ya esta sección en tu web, es probable que la hayas redactado como una mera cronología de vuestra historia familiar.

Y, tal vez, hayas escrito frases como: «Llevamos x años trabajando por el bienestar», «Somos una empresa familiar de tradición ecológica…».

Eso es transparencia, pero no emoción.

El Sobre mí / Sobre nosotros es la segunda página más visitada en una web.

Por tanto, no es una página para plasmar un currículum o un árbol genealógico sin más. 

Es un lugar para generar confianza, y eso se consigue empatizando.

4- Las fichas de tus productos se centran en las características. 

Entrar a una web y que lo primero que veas sean fichas de productos sin más ni engancha ni seduce. 

Me refiero a fichas de productos sin descripción o, si la tienen, presentadas como una sucesión de características y además con un texto que, en muchos casos, se repite de una ficha a otra. 

No estoy diciendo que no tengas que hablar de las características del producto, de sus ingredientes o de su composición.

No, no es eso.

Has de mostrarlas, pero no han de ser la parte principal de tus fichas.

5- Quieres vender a todo el mundo

Lo sé, parece lógico querer vender a todo el mundo.

Pero es un gran error.

De hecho, es uno de los principales errores que se cometen: querer llegar a todo el mundo.

¿Por qué?

Porque cuando te diriges a todo el mundo tu mensaje, en realidad, no llega a nadie (o a muy pocos).

La persona que te compre se ha de identificar con tu producto, con tu propuesta. Ha de sentir que le entiendes, que tu producto es justo lo que necesita.

Sentirse especial.

6- Suenas como todas las marcas

A veces se escribe pensando en lo que crees que quiere tu cliente, pero no en lo que realmente quiere.

Me explico.

Unos textos llenos de palabras como: responsabilidad, sostenibilidad, de verdad ecológicos, etc. 

Al final, aunque sean ciertas no dejan de ser clichés, palabras huecas que no van más allá.

Tu web tiene que representar a tu marca, ha de tener una identidad. No puede limitarse a escribir frases prácticamente iguales a los de otras webs del sector.

7- Tus textos no enganchan

No basta con que los textos sean buenos (y estén escritos sin faltas de ortografía y/o concordancia), también han de ser fáciles de leer. 

Si los párrafos son largos, y parecen, a simple vista, iguales el lector se va a ir.

Cuando leemos, y más en internet, si no hay ritmo, si cansa al leerlo (no me refiero a que aburra sino a que no se presente de forma atractiva) tu público va a abandonar tu web sin ver todo lo que puedes ofrecerle.

Cómo solucionar esos 7 errores: las claves de la comunicación consciente

Y ahora sí.

Ahora te voy a explicar cómo el copywriting consciente puede ayudarte a solventar esos 7 errores y que tu web te ayude a vender 24/7, porque para eso la tienes, ¿no?

1 Diferénciate desde el principio

Quien llega a tu página ha de saber desde el primer momento qué le ofreces, por qué ese producto o servicio es lo que está buscando.

Has de hablarle en su lenguaje. 

Eso no significa que tus textos tengan que estar llenos de tecnicismos.

No.

Pero sí han de reflejar tu sello. Porque hablar de slow food no es hacerlo, por ejemplo, de zero waste. Porque puede ser un producto ecológico, pero no de Kilómetro 0 ni de comercio justo. 

Porque puedes ofrecer un servicio para conseguir el bienestar emocional, pero diferente al de tu conpetencia.

No podemos englobarlo todo en bio y ya está. 

Y quien dice bio, dice desarrollo personal o bienestar emocional.

Tu web no puede sonar igual que la de al lado.

Acuérdate: has de diferenciarte.

¿Cómo?

Con una buena propuesta de valor.

Se trata de que en un par de frases resumas: qué haces, para quién y cuál es el beneficio que le aportas.

Encuentra una propuesta de valor que:

  • Deje claro el beneficio principal.
  • Sea específica para tu público. 
  • Sea memorable y quede en el recuerdo.
  • Sea diferente a la de tu competencia.

Antes de que la persona que llegue a tu web haga el primer scroll debe de tener claro qué hay ahí para ella y por qué ha de seguir leyendo. 

Te dejo un ejemplo de una web que escribí hace unos meses.

Propuesta de valor diferenciadora

2- Muestra el origen de tu marca

Imagínate a ese posible cliente: quiere comprar una camiseta/vino/jabón….Llega a tu web. Lo que ve le interesa, pero necesita saber más.

Antes de elegirlo, antes de comprarte, quiere saber quién está detrás. Quién lo elabora, cómo trabajas, cuáles son tus valores…

Una persona concienciada con el medio ambiente valora mucho la transparencia. Ver que tu marca no ha salido de la nada, que no es un lavado de cara y que de verdad apuestas por lo ecológico.

En definitiva, saber que no es un caso de greenwashing.

Por eso, no tengas miedo en mostrarte. 

A comunicar de por qué haces lo qué haces y cómo lo haces.

Todo lo contrario, has de hacerlo. 

Piensa que cuando una persona llega a una web quiere saber si es de confianza, a quién va a entregar su dinero, sus datos, sus aspiraciones y sueños. 

Mira este ejemplo de SKFK.

Transparencia, clave para una comunicación consciente

3- Escribe un Sobre mí/ Sobre nosotros que conecte 

Escribe un Sobre mí / Sobre nosotros que conecte con los valores de tus clientes.

Porque el Sobre mí, va más sobre ellos que sobre ti. 

Para eso, puedes contar una anécdota personal, una historia… pero siempre conectando con tus valores, con las razones para ofrecer tu producto/servicio consciente.

Una sección en la que más que decir «somos éticos como tú» el lector lo palpe en cada palabra.

Si siempre el Sobre mí, o Sobre nosotros es importante, en el sector de las marcas conscientes cobra un peso especial.

Has de mostrar cómo trabajas (aprovecha para mostrar la trazabilidad de tu producto, tus procesos…), tus valores, tu compromiso…

Por eso es tan importante que escribas un Sobre mí / Sobre nosotros real y cercano.

Mi consejo: no te centres en hablar de tus años de experiencia, ponte en el lugar de tu cliente. Lo que realmente le importa es lo que tu producto / servicio le aporta.

Empieza esta página de tu web haciendo referencia a la propuesta de valor de la que te hablaba antes.

Qué vea por qué tu producto / servicio puede ayudarle. 

Hazle ver que entiendes su problema, que conoces sus gustos

Y luego ya sí, habla de ti/vosotros y conecta esa historia personal y esos valores con las razones para ofrecer ese servicio / producto que va a hacer sentir especial a tu cliente.

Hay muchas maneras de escribir esta sección.

Un ejemplo es este de Laconicum.

El Sobre mí es la segunda página más vista de tu web, mímalo.

4- Potencia los beneficios

Algo que debes de tener en cuenta es que no es la lógica la que mueve nuestra decisión de compra, sino la emoción.

Por eso es tan importante el conseguir que cada una de las fichas de tu producto de tu web sea diferente, que no se limite a ser una enumeración de características. Que transmita el olor, la textura… el valor de cada producto.

Y para ello has de centrarte en los beneficios (tanto en las fichas de productos como en tu producto / servicio en sí).

Piensa en qué aporta cada característica a tu cliente, en qué se traduce, cómo le va a hacer sentir, cómo le va a mejorar la vida.

Es la mejor manera de hacerle ver que ese producto, y no otro, es el que realmente iba buscando.

Los beneficios venden, las características justifican la compra

5- Define bien quién es tu público

 A la hora de ponerte a escribir hay algo que tienes que tener muy claro y que a veces se da por hecho: a quién escribes, cuál es tu público ideal, el llamado buyer persona.

Has de hablar a una persona en concreto, para que realmente al leer los textos de tu web sienta que están escritos para ella. 

Pero has de saber a quién: rango edad, a qué se dedica, cuáles son sus hábitos, aspiraciones, miedos…

¿Y eso cómo lo puedes saber?

Investigando.

Mira las estadísticas de tu web (si ya la tienes) y/o redes sociales, analiza tus perfiles, haz encuestas… Los métodos son muchos. 

Lo importante es que concretes lo más posible hasta que puedas prácticamente poner cara a ese cliente ideal.

Te dejo esta plantilla para que definas a tu potencial cliente:

plantilla buyer persona
Sin definir al cliente ideal no hay paraíso.

6- Trabaja tu identidad verbal

Para que un texto suene a ti has de trabajar la identidad verbal.

Entre otras cosas, has de tener en cuenta tres aspectos:

  • El tono: divertido, serio, corporativo…
  • El carácter: directo, informativo, personal…
  • El propósito: informar, vender, educar…

Mi consejo: pregunta a tu alrededor. 

Pídeles a las personas que te rodean (5 amigos y 5 clientes, por ejemplo), que te definan con tres adjetivos. 

Haz una lista con esos adjetivos, escoge los 3 con los que más te identifiques y déjalos patentes a lo largo de tus textos para que las palabras representen cómo eres.

Y algo más: conoce a tu arquetipo.
Es un tema bastante extenso y no quiero alargar más este post, por eso te recomiendo que te leas este artículo para encontrar tu personalidad de marca.

7- Dale ritmo a los textos

Dale ritmo a los textos de tu web: usa negritas, enumeraciones, títulos y subtítulos, combina frases cortas con otras más largas…

Pero, sobre todo, huye de párrafos interminables.

Mi consejo: prueba a leer tu página en voz alta: ¿te falta el aliento?, ¿pierdes el hilo de las frases?

Esa es la mayor evidencia de que tu web necesita ritmo.

Comunicación consciente más allá de tu web

Con una comunicación consciente, con la ayuda del copywriting consciente, los textos de tu web (de tus redes sociales, folletos, etiquetas…) transmitirán lo que realmente vale tu producto/ servicio.

Y no solo puedes aplicar esta comunicación consciente en tu web. También, en tus emails, en las etiquetas de tus productos, en el embalaje, en los folletos que repartes, en tus tarjetas de visitas…

Se trata de que la emoción que tu producto haya generado en ese cliente, permanezca el mayor tiempo posible. Que cuando vuelva a querer comprar otro producto de ese sector, tal vez no recuerde con exactitud el sabor, el tacto… pero sí la sensación que le generó.

De esta forma, las palabras reforzarán la calidad de lo que vendes. Estarás fidelizando a un cliente.

Y todo de forma natural, sin engañar.
Porque si el producto es bueno no necesita artificios ni marketing agresivo, pero sí saberlo vender.

Y para ello, la comunicación consciente es tu mejor aliada.